deshidratacion

Deshidratación

Deshidratación

¡Hola a [email protected]! Tras la última entrada del mes de julio donde hablábamos sobre el “Golpe de Calor”, hemos considerado oportuno mantener el hilo y hablar en este post sobre la deshidratación.

El agua y la hidratación son esenciales en nuestras vidas, y  de forma más particular en las personas mayores.  Al nacer ,el cuerpo humano está constituido por un 75% de agua , porcentaje que va disminuyendo con la edad y sobre todo en las mujeres, pasando a un 50% en edad avanzada.

Es imposible sobrevivir sin agua más allá de una semana, mientras que sin alimentos, podríamos aguantar incluso más de un mes.

¿Qué funciones tiene el agua en nuestro organismo?

  1. Transporte-disolvente de fluidos orgánicos (sangre, linfa, orina, heces, saliva).
  2. Lubricante de tejidos y articulaciones.
  3. Metabolismo celular (digestión, dilución, absorción) y eliminación de toxinas, detritus y deshechos.
  4. Termorregulación.
  5. Protección frente a infecciones (respiratorias, urinarias, etc.).

Para entender de forma simple que es la deshidratación podríamos  decir que esta se produce cuando hay un desequilibrio entre las entradas ( agua que bebemos, agua de los alimentos, agua de los procesos metabólicos  y las salidas de líquido (orina, heces, respiración y sudoración) en nuestro organismo 

La deshidratación no solo implica la pérdida de agua, sino también la pérdida  de electrolitos fundamentales para el cuerpo, como el sodio, potasio, etc que pueden comprometer la vida en las personas mayores.

El gasto o intercambio diario de agua es de aproximadamente un 4% del total de nuestro peso corporal,  es decir, el equivalente a  unos 2.500-2.600 ml.

 ¿Por qué es más importante la deshidratación en las personas mayores?

Las personas mayores, sean especialmente susceptibles y vulnerables frente a la deshidratación, un problema muy importante, que es responsable de muchas hospitalizaciones y que en algunos casos contribuye a la muerte.

Causas de la deshidratación en personas mayores:

  • Alteraciones en el mecanismo de la sed: suelen tener menos sensación de sed, y además más tardía, por eso reducen su ingesta agua
  • Alteraciones en los mecanismos de la saciedad: una vez que sienten sensación de sed,se sacian antes y con menores cantidades de líquido que los adultos.
  • Alteraciones gustativas y olfatorias: a medida que aumentan los años se pierde el placer y apetencia por los líquidos
  • Alteraciones en la deglución
  • Incapacidad física, inmovilidad
  • Polimedicación (diuréticos, anticolinérgicos, psicofármacos…)
  • Alteraciones cognitivas y psicoafectivas (disminución de la percepción de sed, trastorno de la conducta alimentaria con rechazo a la ingesta, trastornos de la deglución, etc.).
  • Restricción ingesta hídrica
  • Las personas mayores acumulan menos líquidos en su organismo, y por eso tienen menos reserva de estos cuando es necesaria, provocando una piel seca y fría.
  • Comorbilidades (diabetes)

La gravedad de la deshidratación  tiene que ver con la velocidad a la que se pierde el agua: si es brusca, los síntomas serán más graves; si es una pérdida gradual, el organismo muestra primero los síntomas leves al intentar recuperarse ante la pérdida de líquidos.

Síntomas:

Pueden darse todos o bien solo algunos.

  • Sequedad en la piel y sobretodo en las mucosas: boca, nariz
  • Aumento de la frecuencia cardíaca 
  • Escasa producción de orina,
  • Pérdida de fuerza en la parte superior del cuerpo
  • Infección de orina- infecciones bucales
  • Estreñimiento
  • Fatiga y desmayos
  • Aumento de somnolencia
  • Confusión
  • Caídas
  • Úlceras por presión
  • Dolor de cabeza intenso
  • Disminución de la presión arterial y del nivel de oxígeno 
  • Insuficiencia renal
  • Calambres musculares

Prevención:

  • Ofrecer agua o líquidos durante todo el día.
  • Aprovechar la toma de medicación para que beba agua.
  • Dejar a la vista y en sitios accesibles líquidos o agua para que no olvide beber.
  • En las horas de más calor evitar actividades que requieran esfuerzo.
  • Evitar bebidas azucaradas.
  • Aumentar el consumo de frutas (melón, sandía, fresas, piña, cerezas, uvas, naranjas) y verduras (lechuga, tomate, espárragos, berenjena, coliflor, cebolla, judías verdes, espinacas…)
  • Además de agua, ofrecer bebidas como infusiones, zumos naturales, batidos o sopas
  • Evitar  bebidas  estimulantes (café, té…) y el alcohol porque aumentan la deshidratación corporal.

Recomendaciones Generales:

  • La ingesta de agua debe ser gradual y a lo largo del día, insistiendo más en la mañana y en la tarde (para evitar despertares e incontinencia nocturna)
  • En cada comida tomar 1 vaso de agua, evitar forzar ingesta previo a las comidas (provoca llenado gástrico y saciedad)
  • Entre comidas tomar de 4-6 vasos de agua como si fuera la prescripción de un medicamento
  •  Favorecer la ingesta líquidos al levantarse (400-600 ml) pues favorece la motilidad intestinal y evita el estreñimiento

Autora: Cuidando de ti

Bibliografía:

  1. https://www.segg.es/media/descargas/Acreditacion%20de%20Calidad%20SEGG/Residencias/Gu%C3%ADa%20de%20buena%20práctica%20cl%C3%ADnica%20en%20Geriatr%C3%ADa%20-%20Hidratación%20y%20salud.pdf
  2. https://grupolasmimosas.com/mimoonline/como-saber-si-un-anciano-esta-deshidratado/
  3. http://www.murciasalud.es/recursos/best_practice/2001_5_1_HIDRATACIONORAL.pdf
  4. https://emera-group.es/noticias/hidratacion-en-la-tercera-edad-cuidados-y-recomendaciones/

DELIRIUM O SÍNDROME CONFUSIONAL AGUDO (SCA)

DELIRIUM O SÍNDROME CONFUSIONAL AGUDO (SCA)

El delirium es un síndrome grave que puede aumentar la mortalidad y la morbilidad en personas mayores. Se reconoce por la presencia de una alteración en las capacidades cognitivas de los pacientes geriátricos (nivel de conciencia, atención, memoria, orientación, lenguaje, actividad psicomotriz y ciclo sueño-vigilia. 

Este síndrome es de origen orgánico, tiene un inicio brusco y un curso fluctuante y puede durar varios días. Este tipo de demencia suele aparecer por la presencia de una enfermedad, en casos de hospitalización, por reacciones a medicamentos, y sobre todo en situaciones donde hay una baja estimulación. Los síntomas de estas demencias suelen aparecer por la tarde-noche y en lugares con escasa estimulación ambiental y desconocido para el paciente. 

Normalmente, estas situaciones se revierten y se vuelve a la normalidad. 

Existen diferentes tipos de Delirium:

  • HIPOACTIVO: la persona tiene una baja o nula reactividad ante los estímulos, no muestra interacción con el entorno, mostrando apatía. Se caracteriza por la presencia un enlentecimiento general, tanto físico como en el lenguaje, además de presentar inexpresividad facial y una actitud apática. Es más frecuente en ancianos y más difícil de diagnosticar, ya que se puede confundir con demencia y depresión. 
  • HIPERACTIVO: es el más fácil de reconocer ya que se manifiesta a través de la hiperactividad, agitación, agresividad, confusión, alucinaciones e ideas delirantes. La persona sufre una sobreexcitación, alterándose la conciencia. Por ejemplo, una persona mayor ingresada en el hospital que intenta quitarse la vía. Se da en un 15-25% de los casos y se relacionado con la intoxicación o abstinencia por tóxicos y/o al efecto anticolinérgico de ciertos fármacos. 
  • MIXTO: cursa con síntomas de los dos anteriores tipos y supone el 35-50% de los síndromes confusionales. 
  • INCLASIFICABLE: cuando los síntomas no se pueden clasificar en ninguno de los 3 anteriores tipos. 

Gemma Pérez 

Psicogerontóloga:

@memorable.mente

Si necesitas más información acerca de este síndrome o de su tratamiento, puedes contactar con nuestra psicogerontóloga, envíanos correo [email protected]

https://www.cuidandodetiasoc.com/blog/delirium-o-sindrome-confusional-agudo-sca

¡¡Ay que calor!!

¡¡Ay que calor!!

Estamos en verano y si algo lo caracteriza es el aumento de la temperatura y con ello la posibilidad de padecer un golpe de calor.

Cualquiera de nosotros podemos sufrir un golpe de calor, sin embargo la población infantil, las personas mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas son más propensas a experimentarlo.

 ¿Golpe de calor? ¿Y eso qué es?

Un golpe de calor o también llamado hipertermia es el aumento de la temperatura corporal por una exposición prolongada al sol o bien por realizar ejercicio físico en ambientes calurosos.

Cuando esto ocurre, el cuerpo intenta regular su temperatura a través de sus propios mecanismos como la sudoración y la vasodilatación periférica,  por lo que la piel expulsa mucho líquido y el cuerpo empieza a deshidratarse, provocando además un aumento de  la temperatura corporal que puede superar los 40ºC.

Este aumento de la temperatura altera el sistema nervioso y provoca el fallo de algunas funciones de nuestros órganos internos.

Factores de Riesgo: 

  • Envejecimiento (modifica la percepción de la temperatura corporal y percepción de la sensación de sed)
  • Deterioro Cognitivo
  • Dificultad para la comunicación
  • Patologías Crónicas
  • Algunos medicamentos (diuréticos, psicofármacos, beta-bloqueantes, anti-histamínicos…)
  • Obesidad
  • Edad infantil

Síntomas :

  • Mareo
  • Sudor excesivo al inicio y falta de sudor posteriormente
  • Piel seca y roja
  • Fiebre
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Dolor de cabeza
  • Calambres musculares en brazos, piernas, abdomen (por la pérdida de agua y electrolitos)
  • Sensación de excesivo cansancio.
  • Sequedad en la boca.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Hiperventilación.
  • Disminución de la orina
  • Pérdida del conocimiento
  • Vómitos
  • Problemas de respiración
  • Desorientación-confusión mental

Tratamiento:

  • Llevar a la persona a un sitio fresco o con sombra y poner los pies en alto para favorecer la circulación de sangre
  • Disminuir la temperatura corporal con paños de tela mojada en las axilas.
  • Si la persona tiene una temperatura superior a los 40ºC, bañarla con agua fría hasta que se rebaje a los 38ºC.
  • Controlar la temperatura cada 15 minutos para continuar con los tratamientos fríos si fuera necesario.
  • Colocar las muñecas bajo un chorro de agua para proporcionar alivio.
  • No quitar prendas de ropa, pero si aflojarlas para disminuir la sensación de agobio sin que se escape la humedad del cuerpo.

Prevención:

  • Beber mucho líquido ( se debe consumir frecuentemente agua, infusiones, zumos de frutas, aunque no se tenga la sensación de sed y evitar el consumo de bebidas alcohólicas así como té y/o café)
  • Vestir con ropa ligera. No se recomiendan fibras acrílicas pues dificultan la transpiración, mejor algodón y colores claros.
  • Uso de sombreros/ gorras
  • Dieta ligera (ensaladas, frutas y verduras)
  • Evitar actividad física en las horas más calurosas del día.
  • Evitar la exposición al sol  sobre todo en las horas de mayor intensidad (12-16 horas) y con una humedad relativa alta (mayor del 60%).
  • Mantener la casa fresca y ventilada.

¿Tienes dudas sobre los cuidados diarios que realizas?

 Cuidar a una persona dependiente es una tarea que muchas veces nos puede desbordar, en ocasiones por el simple hecho de todas aquellas dudas que nos aparecen a diario. La mayoría de las personas cuidadoras asumimos estos cuidados sobre la marcha, sin que nadie nos enseñe, sin que nadie nos guíe, sin un lugar donde poder preguntar.


Este jueves 13 de mayo abrimos un espacio #endirecto donde puedes exponer todas tus dudas sobre los cuidados y hacer todas aquellas preguntas que te haces a diario.

Registrate en el enlace y entrarás en el sorteo de productos para el cuidado de la piel, productos que además de ser 100% naturales contienen grandes propiedades terapéuticas que os ayudarán a continuar con todos esos cuidados.

El Cuidado de la Piel en la Persona Dependiente

Nuestra piel sufre cambios a diario, los más importantes relacionados con el envejecimiento, pero hay otros muchos que suelen aparecer por la situación de dependencia de las personas que cuidamos. Los cuidados de la piel se convierten así en la mejor estrategia para tratar y prevenir muchas lesiones que pueden aparecer en estas personas. ¿Quieres conocer cómo tratar la piel de la persona que cuidamos? 

Este Jueves no os perdáis la 1ª de varias sesiones formativas gratuitas sobre cuidados de la piel en la persona dependiente. Resolveremos tus dudas en directo. 

Para asistir, Regístrate cuanto antes en el enlace

https://forms.gle/Lsm4RLKNdGChamdr9

LOS CUIDADOS DE LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA EN EL DOMICILIO

Los cuidados a las personas con alguna situación de dependencia en el domicilio son aquellas actividades que realizan tanto las personas cuidadoras formales como de manera informal las familias para mejorar las condiciones de salud y calidad de vida de las personas dependientes. La mayoría de estas personas dependientes presentan algún tipo de problema de salud que afecta a su movilidad y/o a la capacidad de autocuidado por lo que es habitual que estas personas convivan en su domicilio junto a familiares que ejercen de cuidador principal. Estas personas dependientes necesitan de una atención constante para atender sus necesidades básicas, controlar o administrar tratamientos y prevenir complicaciones o accidentes.   Síntomas frecuentes que aparecen en las personas dependientes 

Las personas que padecen enfermedades agudas o crónicas que afectan a su movilidad suelen presentan con frecuencia dolor, pérdida de fuerza, debilidad, rigidez y en la mayoría de las ocasiones alteraciones del equilibrio. Muchas de estas personas tienen verdaderas dificultades para mantenerse en pie y su movilidad queda reducida al traslado diario de la cama al sillón o silla de ruedas con ayuda de su cuidador. Además, las personas que padecen algún tipo de demencia suelen presentan deterioro de las funciones cognitivas lo que provoca la pérdida progresiva de su capacidad de autocuidado. En fases más avanzadas de esta enfermedad estas personas requieren de la presencia continua de sus cuidadores para garantizar sus cuidados y su seguridad.

A medida que las necesidades de cuidados de estas personas requieren de una mayor dedicación las personas cuidadoraspueden experimentar sobrecarga física o psicológica, ansiedad e incluso depresión. Esta situación, en la mayoría de las ocasiones acaba reduciendo las relaciones sociales y las diferentes actividades de ocio de estos cuidadores. Es frecuente que estas personas cuidadoras refieran una sensación de impotencia que puede ser mucho mayor si no cuentan con un soporte familiar o sociosanitario adecuado.

Valoración de las personas con alguna situación de dependencia

Muchas de las personas que precisan de cuidados en el domicilio ya han sido diagnosticadas previamente de enfermedades que pueden ocasionar esa disminución de autonomía personal. No obstante, la mayoría de las enfermedades crónicas de larga evolución requieren que periódicamente reevalúen los síntomas, así como la identificación de riesgos, problemas que pueden aparecer y las posibles complicaciones derivadas de estas mismas, sobre todo relacionados con el entorno de cuidados.

Los equipos profesionales médicos, de enfermería y trabajo social suelen realizar esta valoración de manera integral y continuada, evaluando tanto las necesidades de la persona dependiente como las del propio cuidador, siempre desde una perspectiva física, psicológica y social. 

Atención a las personas dependientes en su domicilio

La atención de las personas dependientes en el domicilio parte en la mayoría de las ocasiones de la coordinación entre profesionales y cuidadores, manteniendo siempre el propósito de favorecer el bienestar de paciente y cuidador. Esta atención multidisciplinar facilita la recuperación de las personas que se encuentren con alguna situación de dependencia temporalmente (secuelas de accidentes, procesos agudos, intervenciones o reagudización de enfermedades crónicas), y proporciona cuidados a las personas dependientes con enfermedades crónicas de larga evolución. Los cuidados en el domicilio además pueden proporcionar una atención integral mediante diferentes intervenciones (tratamientos farmacológicos, cuidados de las heridas, instauración y control de sondajes) y otras medidas basadas en la comunicación con las personas dependientes y sus cuidadores. Todas estas intervenciones suelen estar integradas en los programas de atención domiciliaria de los centros de salud, con la coordinación de los servicios sociales y el soporte de la atención especializada, como puede ser los equipos de cuidados paliativos.

Aunque todos estos equipos colaboran para ofrecer la mejor atención a estas personas en situación de dependencia en el domicilio y con ellas a sus cuidadores principales los recursos que se ofrecen a las personas cuidadoras aún son escasos. Estos cuidadores, aunque no lo deseemos siempre quedan en un segundo plano, y es verdaderamente difícil poder atender todas sus necesidades a través de estos servicios.

Es por ello que Cuidando de Ti. Asociación de Cuidadores nació precisamente para contemplar en todo momento el cuidado de las personas y familias cuidadoras, pretendiendo reducir así el riesgo de sobrecarga que puedan sufrir la mayoría de ellos mediante diversas intervenciones, ofreciendo información, educación sanitaria, formación y entrenamiento en habilidades referentes a los cuidados, soporte emocional y orientación sobre todo tipo recursos.

Desde Cuidando de Ti abordamos todo tipo de problemas que puedan inquietar a las personas y familias cuidadoras, problemas derivados de la dependencia, como pueden ser la dificultad del autocuidado, el aseo y las movilizaciones, la prevención y el tratamiento de úlceras por presión en personas encamadas, el conocimiento y manejo de las ayudas técnicas para la movilización de las personas que atienden. Además, se realiza una valoración integral de la persona con dependencia y de todo su entorno para poder orientar si es necesario la adaptación del domicilio a las necesidades de seguridad.

Cuidando de Ti os escucha, os acompaña y os ofrece todo el apoyo que podáis necesitar para mejorar vuestra validad de vida y con ella desde luego la calidad de vida de las personas en situación de dependencia que atendéis. Podéis contarnos que necesidades tenéis en casa y os ayudaremos encantadas. 

#cuidandodeti

10 CONSEJOS PARA CUIDADORES

Hoy nuestro compañero el Dr. Pérez ha querido compartir con todos nosotros una serie de buenos consejos para las personas cuidadoras. Gracias David Pérez por tu aportación.    

Demencia confinada

10 CONSEJOS PARA PERSONAS CUIDADORES DE PACIENTES CON DEMENCIA Y OTRAS ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS DURANTE EL CONFINAMIENTO POR LA SITUACIÓN DE ALARMA COVID-19

La situación de confinamiento de la población motivada por la crisis sanitaria actual ha generado una gran disrupción de la rutina diaria de millones de personas. Pero hay un colectivo que lo está sufriendo especialmente: los cuidadores y pacientes con enfermedades neurodegenerativas. En las siguientes líneas planteo algunos consejos sobre la actitud que debería tomar las familias y cuidadores de estos pacientes con el fin de facilitar la convivencia y mejorar la calidad de vida de pacientes y cuidadores.

La primera recomendación debería ser generar una rutina diaria y todos los días intentar cumplirla. Esta rutina es especialmente importante para los horarios de comidas y los periodos de sueño. Además, habría que incluir de forma programada las visitas al cuarto de baño e higiene personal. Cuando se dirija al paciente intente hablarle con calma, usando frases simples y que incluyan solo una o dos ordenes. Esta estrategia es fundamental para aquellos pacientes que tienen problemas de lenguaje. Habitualmente su médico pondrá en el informe algo similar a que el paciente sufre «afasia progresiva» o «disfagia». Es muy útil que acompañe las ordenes verbales con gestos y lenguaje emocional… a veces una caricia o un abrazo generan más calma que las palabras. Durante el día, es importante mantener alguna actividad mas o menos reglada por la mañana y por la tarde. Podría tratarse de practicar alguna afición, una tarea manual de estimulación que esté haciendo previamente el paciente, o incluso echar una mano en las tareas de limpieza y cocina si está capacitado. Si en algún momento está agitado, especialmente con la idea de salir a la calle… no discuta ni busque una respuesta con argumentos complejos. Es mejor mantener la calma, acompañarle por la casa e intentar que se siente. Recuerde, siempre es mejor emplear el lenguaje no verbal como caricias o abrazos. En algunos casos el paciente puede presentar alucinaciones. Intente explicar con lenguaje sencillo que no es real, pero no discuta. Es útil iluminar bien la casa y encender las luces incluso antes de anochecer, especialmente si el paciente presentaba ya problemas visuales. En la situación actual es muy difícil que el paciente haga ejercicio físico…pero intente acompañarle por la casa paseando y converse con él mientras tanto. Es importante planificar estos “paseos” a diario como una actividad mas, tanto por la mañana como por la tarde. Es importante que mantenga la medicación pautada por su médico previamente y no la suspenda. En ocasiones, su médico le puede haber dado pautas para aumentar o reducir medicación según la situación de la conducta del paciente. Siga dichas indicaciones fielmente. Intente evitar acudir a urgencias si no es IMPRESCINDIBLE. Llame a los teléfonos de emergencia o al centro de salud siempre para obtener más información antes de acudir a cualquier dispositivo asistencial. Y el último consejo es tener PACIENCIA, mucha paciencia en estas circunstancias tan especiales y mostrarse siempre con mucha CALMA para que el paciente no se contagie de nuestro nerviosismo. ¡MUCHO ANIMO!

David A. Pérez Martínez                                          
Neurólogo. Jefe del Servicio de Neurología del Hospital «12 de Octubre»             
Presidente de la Asociación Madrileña de Neurología

COMO PREVENIR LOS PROBLEMAS DE DORMIR EN PERSONAS MAYORES

Las personas mayores, a pesar de que de manera individual puede existir diferencias, habitualmente necesitan unas horas de sueño que suelen reducirse a medida que van aumentando la edad. En general se considera que deberían dormir entre siete y ocho horas cada noche. A menudo los trastornos del sueño coinciden con circunstancias que se viven de determinada manera, pero en muchas ocasiones un factor desencadenante viene precedido por malos hábitos adquiridos. Estamos ante una situación que a muchos de nosotros nos esta afectando a la hora de dormir, y sobre todo a nuestros mayores.
Así, que vamos ha dejaros algunas prácticas y consejos que pueden ayudar a mejorar la calidad del sueño nocturno.
Dentro vídeo!!

Las personas mayores, a pesar de que de manera individual puede existir diferencias, habitualmente necesitan unas horas de sueño que suelen reducirse a medida que van aumentando la edad. En general se considera que deberían dormir entre siete y ocho horas cada noche. A menudo los trastornos del sueño coinciden con circunstancias que se viven de determinada manera, pero en muchas ocasiones un factor desencadenante viene precedido por malos hábitos adquiridos. Estamos ante una situación que a muchos de nosotros nos esta afectando a la hora de dormir, y sobre todo a nuestros mayores.
Así, que vamos ha dejaros algunas prácticas y consejos que pueden ayudar a mejorar la calidad del sueño nocturno.
Dentro vídeo!!

Fuente  Cuidando de Ti. Asociación de Cuidadores SB

PAUTAS EMOCIONALES PARA AFRONTAR EL COVID-19

¡Qué difícil situación nos está tocando vivir! Sí, es así. Todos tenemos las emociones a flor de piel con esta nueva situación y si le sumamos las preocupaciones diarias de nuestras familias cuidadoras, tenemos un cóctel emocional difícil de gestionar.

Vivimos en una situación de miedo provocada por la incertidumbre que se nos presenta. Una incertidumbre que se presenta en los momentos en los que desconocemos que pasará y que nos ha llegado de una manera tan abrupta. Cuando estos niveles de incertidumbre crecen, el miedo se hace mayor y aunque éste tiene su parte positiva (el miedo no deja de ser una herramienta necesaria para estar a salvo y evitar conductas de riesgo) también nos puede provocar situaciones de bloqueo en donde no podemos poner en funcionamiento las herramientas de afrontamiento necesarias. Por ello, es importante disponer de herramientas para poder controlar las situaciones ansiosas en las que nos podemos encontrar. A continuación, queremos dejaros algunas pautas para intentar afrontar esta nueva situación con una actitud favorecedora que nos permita desbloquearnos y convivir con la situación lo mejor posible.
Infórmate bien y evita la sobreinformación. Deberíamos de tratar de informarnos por canales oficiales y evitar estar continuamente recibiendo información. La sobreexposición lo que hará será augmentar los temores innecesariamente y acentuar síntomas que incrementen el malestar emocional. Dedicarle 10-15 minutos diarios es suficiente. El resto del día intentad hablar de otros temes.

Mantén las rutinas diarias y haz una vida normal en la medida de lo posible. Intenta tener una actividad diaria que te permita tener una organización mental lo más estable posible, eso será sinónimo de un mejor bienestar emocional.


Haz actividades que te gusten y que te hagan sentir bien. Es un buen momento para hacer aquello que más nos gusta y que por nuestra actividad diaria no podemos hacer. Por ejemplo, leer, escribir, hacer puzzles o hacer deporte.


Identifica tus emociones y acéptalas. El miedo y la preocupación son emociones normales en esta nueva situación, normalízalo, no quiera no tenerlas, pero tampoco te regodees en elles.

Intenta pensar y actuar de una manera positiva. Está en ti pensad que esta situación puede ser una gran crisis negativa o una llena de oportunidades i opciones.




En Cuidando de Ti, estamos seguros que esta nueva situación de crisis nos llevará a afrontar nuevos retos de afrontamiento que nos harán a todos mucho más fuertes.

Ester Quintana                                                           Psicóloga Cuidando de Ti. Asociación de Cuidadores SB






Fuente: COPC. (2020). Guía para la gestión de las relaciones y la convivenciadurante el confinamiento por epidemia del covid-19. 2020, de COPC.